sábado, 17 de septiembre de 2011

poema para mi querida escuela empresarial





Arbol frondoso del saber,
tu sombra cobijo sensaciones
mágico jardín, que perfumó
con su aroma mis ilusiones

Te recuerdo con nostalgia
añorando el salón de clases,
jugueteando en los recreos
con las motas polvorientas

Fiel  testigo de inocencias
miradas tibias cautivantes
algunas lagrimas furtivas
de amores ruborizantes

Ahora que el tiempo pasa
que será de mi carpeta
del corazón que grabé
cuando yo me enamoré

Siempre estarás presente
en mi lucida memoria
eres para mi la gloria

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada